martes, 17 de agosto de 2010

DONDE EL CORAZON TE LLEVE: TEXTO

 

Adaptación teatral de Ciro Acevedo
De la novela homónima de Susana Tamaro

(CAMARA NEGRA. UNA PEQUEÑA MESA DE ESCRITORIO EN EL LATERAL IZQUIERDO, SOBRE ELLA, UNA CAJA CON INSECTOS DISECADOS, LAPICES, LIBRETAS Y DEMAS UTENSILLOS SUBRAYADOS EN EL TEXTO. A LA DERECHA Y SOBRE UNA ALFOMBRA, UNA LAMPARA DE PIE, UNA POLTRONA DE OREJAS, UNA MESITA REDONDA Y SU TELEFONO Y LA AGENDA TELEFONERA. AL FONDO SE OYE INSISTENTEMENTE LADRIDOS LASTIMEROS.  ES DE NOCHE.   OLGA  HABLA TRAS BASTIDORES).


OLGA: (ENTRE BASTIDORES) Buck… ¡Deja el escándalo! Te dije que no vas a entrar: Y cuando digo no ¡¡es, no!!

(OLGA ENTRA A ESCENA MUY ABRIGADA)

AUDIO: EL PERRO LLORA LASTIMERO

Shisss… Viejo mañoso, échate a dormir. Hazlo Buck, hazlo que tú sí puedes…(TOSE. TRANSICIÓN. DETALLA SOBRE EL ESCRITORIO LA AGENDA DE MARTA)(EN ALTA VOZ) ¿oíste cuando le prometí a Rosalinda que escribiría un diario para ‘tu dueña’...? (PAUSA) Pero si fue esta mañana y estabas ahí, en el jardín, ¡de faldero como siempre! (IMPACIENTE) ¡¡¡ Buck!!!!

AUDIO: EL PERRO LADRA EMOCIONADO

(SONRIE) Ah…entonces eres mi testigo. La Rosalinda ésa me dijo, -toda emperifollada-: (ATIPLA LA VOZ COMO UN COMIC) “Escríbele diariamente sobre tus jornadas” (EN OLGA PERO EXAGERADA) ¡¡Me pareció oírla chasquear sus espinas!! (HACE UN ADEMAN Y UN SONIDO ONOMATOPEYICO) ¡Clash... Clash! (VUELVE ATIPLAR LA VOZ, CUAL VILLANA) “ Y que se entere que su ausencia tampoco me importa… ¡¡Hazlo!!” (CONMISERATIVA) La solitaria planta padece una profunda pena que le está destiñendo su rojo púrpura imperial. Y, ¿todo por qué? ¡¡Porque la mujer ‘esa’ partió sin dignarse a decirle: ¡Ciao, Rosalinda! Es natural que su ego, le supure ¡hasta por los pétalos!. En cambio... ¿a mí? (FALSA) ¡Ni frío ni escalofrío! (TOMA UNA POSTAL DEL ESCRITORIO. SE CALZA LOS LENTES Y LEE) “Estoy, por fin, en el lugar en donde siempre quise estar: Bien lejos de Opicina… (TRANSICION. AL PERRO) ¿Oíste?, Ya reniega hasta de su tierra (SIGUE LEYENDO) Estoy sobrada de vida… Y, tú, la rosa y Buck, ¿estarán vivos aún?” (CON RENCOR DEJA LA POSTAL A UN LADO) Estamos…. Todavía existimos. ( SE SIENTA ) Jovencita viajera, te reporto: (IRÓNICA CUAL NARRADORA DE TELEVISION) ‘Rosalinda’, continúa inalterablemente vanidosa, mirando desde su jarrón, al jardín comunitario y Buck - el proletario-,

AUDIO: EL PERRO AULLA LASTIMERO

Arrastra su pata chueca…-¡¡Cállate!!- no se acostumbra al abandono. Y yo… (PAUSA. TRANSICION) Si te hubiera importado, en dos meses me habrías llamado -mínimo- una vez. ¡Pero nada! Sin embargo… diariamente (LEVANTA EL AURICULAR DE SU TELÉFONO. Y LO CUELGA)… repito esta mala costumbre. ¿Pero qué me pasa? ¿Qué puede ser? Pues que de tanto dar vueltas a todas horas por aquí o por el jardín, el recuerdo insistente de esa mujer lo convertí en una obsesión. Nunca lo sabrá. (ROTUNDA) ¡Verbalmente, jamás! (TRANSICION) Ah, ¿Fue por eso que olvidó su agenda??? (SE SIENTA, ABRE LA AGENDA Y ESCRIBE) Hoy estamos a… ¡Ah..!. (EN ALTA VOZ LEE LO QUE ESCRIBE) Opicina,16 de noviembre de 1.992… Hace dos meses que te fuiste… y desde hace dos meses… (TRANSICION. DEJA DE ESCRIBIR. SACA EL BRONCODILATADOR) ¿Para qué sigo si éstas líneas jamás llegaran a Norteamérica? (SE APLICA EL MEDICAMENTO) Total, solamente me enviaste (DETALLA LA PARTE POSTERIOR DE LA POSTAL) palabritas ‘hechas a la carrera’ pero ni un numerito adonde llamarte ni mucho menos la dirección para contestarte.(DETALLA LA FOTOGRAFIA. INDIGNÁNDOSE) Y además ¿A quién se le puede ocurrir enviar una postal con la fotografía del desierto de Sonora? ¿Por qué no elegiste un mejor destino, algo más cómodo, más clásico o civilizado? ¡Imposible! Tenías que irte para Arizona! Mejor hubiera sido que te sinceraras, diciéndome que hacías lo que hacías, para reforzar esa imagen de mujer mortificada, de chica insociable que lamentablemente, no te creo ni creí. (EMBALADA EN SU DESCARGA) ¡¡Ah....!! Y no hablemos de autosuficiencia, porque bastante me peleaste para que costeara tu estadía entre cactus y coyotes... dizque para aprender un nuevo idioma... (BURLONA) Apréndelo, pero entérate que jamás lo sentirás tuyo porque tu espacio es éste, Opicina, tu sonido es el que yo hablo y tus afectos -te guste o no-, están aquí...

AUDIO: EL PERRO AULLA LASTIMERO

(TOSE Y ENFADADA RECRIMINA AL PERRO) ¿De qué te lamentas? ¿Es que acaso no te das cuenta de que te cambiaron por un lobo y a la presumida de tu amiga por un Saguaro? (TOMA LA POSTAL DECIDIDA A SALIR) ¡¡Mira, mira el Saguaro, es un cactus... un palo con espinas ¿y el Coyote?: un bicho feo. (SE ASFIXIA EN SU TOS) Cálmate Olga. ¿Qué haces hablando con la rosa y el perro? Cálmate vieja...ya... (SE DETIENE Y SE ABANICA CON LA POSTAL) Debe ser porque cuando llegamos a esta edad, tenemos tantas cosas por decir y nadie, nadie quiere oírnos... (DEJA LA POSTAL. GIME Y SE CONTROLA. TOMA UN PAÑUELO) Ya no me tolerabas... es cierto. Pero al principio, éramos tan, pero tan felices. (DEL ESCRITORIO SACA UN PORTARRETRATOS CON LA FOTO DE SU NIETA MARTA) A la edad en que debería ser, simplemente, tu abuela, comencé a ser tu madre. Tuviste suerte porque una abuela madre es siempre más atenta que una madre-madre. (LO LIMPIA AFANOSAMENTE CON SU PAÑUELO). Aunque lo quieras o no, fuiste, mejor dicho, eras... eres... y serás... (DETALLA LA FOTOGRAFIA) ¡La niña de mis ojos! ( BESA LA FOTO) ¡Cómo me hubiese gustado despedirme así de ti (ESTRECHA LA FOTO) pero...no... No pudo ser. Nos dejamos ganar por la soberbia. (DESCANSA EL PORTARRETRATOS SOBRE EL ESCRITORIO. SE DISTANCIA DEL MUEBLE. ASIENTE SILENTE, CON SU CABEZA) ¡Sí! Hace años que perdimos ese camino por el que anduvimos sin sospechas ni conjeturas. La culpa no fue ni tuya ni mía: Las leyes de la naturaleza actuaron y terminamos viviendo en el mismo árbol pero en estaciones diferentes. Tú: como estabas en Primavera ¡con todas las flores adornándote!, Ignoraste que la rama de tu costado, se iba deshojando silenciosamente, por los ventarrones que tú promovías y que yo alentaba, ciertamente. (GIME LASTIMERA. PAUSA) Si supieras que te oculté con falsa rudeza, la catarata de lágrimas que siempre llevé adentro. Así mal aprendí a vivir... ¡Así! Sin embargo... Ya todo cambió. Los malos recuerdos los borré, como por ‘arte de magia’.

EL TEXTO INTEGRO DE LA OBRA DERIVADA AQUI  PRESENTADA, HA SIDO CEDIDO APARA SU ESCENIFICACION

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada